El estudio Interphone para saber si los móviles provocan cáncer cerebral, un fiasco

El estudio Interphone efectuado durante diez años para saber si los móviles aumentan la posibilidad de padecer meningiomas o gliomas en el cerebro -publicado en International Journal of Epidemiology-
no llega ¡a ninguna conclusión! tras seguir a 13.000 personas de entre 30 y 59 años. Patrocinado por la OMS ha estado dirigido por Elizabeth Cardis desde el Centro de Investigación de Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona (España).
Christopher Wild, director de la Agencia Internacionalpara la Investigación del Cáncer (IARC) –que fue la entidad que instó a que se hiciese el estudio-, declararía nada más informarse de la «falta de conclusiones» que como los patrones de uso de los móviles han cambiado mucho últimamente «es imprescindible continuar con el estudio de la relación entre el uso del teléfono móvil y el riesgo de cáncer de cerebro. Se necesitan más investigaciones antes de poder asegurar que no hay relación entre las radiaciones de los móviles y el cáncer cerebral». De hecho su idea es ampliar la investigación y ver si además de tumores en el cerebro pueden los móviles provocarlos en el nervio acústico del oído y en la parótida. Además de sus posibles efectos en los niños -mucho más susceptibles a las radiaciones- porque en esta ocasión no se les incluyó.
La verdad sin embargo es que el estudio estaba planteado desde el principio para que no demostrara nada. No solo ha sido una pérdida de tiempo sino que más bien parece una estrategia urdida por las compañías telefónicas para engañar a la gente. Lo vamos a desvelar más allá de toda duda el próximo número.