Inician un estudio para saber el efecto en la salud del uso de los teléfonos móviles

Un grupo de «investigación» del Imperial College London (Gran Bretaña) coordinado por Paul Elliott y Mireille Toledano inició el pasado mes de abril un estudio a largo plazo denominadoProyecto Cosmos con el que se pretende saber si los teléfonos móviles son o no perjudiciales para la salud. ¡Como si no se supiera ya! Y para «averiguarlo» pretenden seguir el estado de salud de unas 250.000 personas de entre 18 y 69 años de cinco países de Europa: Reino Unido, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Holanda. El método que van a usar es muy «científico»: van a pedir a los ciudadanos que participen que rellenen por Internet un cuestionario sobre su salud, su estilo de vida y el uso que hacen del móvil (se supone que así se sabrá si lo utilizan para hacer llamadas, enviar mensajes o descargar datos y si lo llevan en el bolsillo del pantalón, en el de la camisa o en el bolso y si utilizan o no el «manos libres»). Asimismo deberán indicar si tienen dolores de cabeza, duermen o descansan mal o sufren en algún momento alguna patología.
¿Y quién patrocina un estudio tan absurdo que desde ya se sabe que no va a aclarar absolutamente nada? Pues cuatro grandes operadoras de telefonía móvil. Se trata por tanto de una estratagema para que la gente se crea que su peligrosidad no está aún demostrada y que hay que esperar 20 o 30 años para saberlo. Lo que esperan lograr porque cuentan con la colaboración de los grandes medios de comunicación de masas ya que éstos se mostrarán dóciles pues gastan en ellos auténticas fortunas en publicidad que no están dispuestos a perder…