Los teléfonos móviles provocan cambios en el ADN

Al saberse los resultados la Unión Europea deja de financiar la investigación

Los primeros datos del Proyecto Reflex -financiado por la Unión Europea y desarrollado por 12 equipos de 7 países, entre ellos España- indican que la exposición a las radiaciones de los teléfonos móviles por debajo de los límites que se consideran inocuos “provocan modificaciones celulares y en el ADN”. Nada más saberlo la Unión Europea… ¡ha retirado la financiación para que no se pueda seguir investigando más!
La directora del equipo español, Angeles Trillo, mostró su sorpresa e insinuó que tiene que haber habido presiones muy fuertes para que los estudios no sigan y que probablemente se ha tomado esa medida porque los resultados podrían crear “una alarma social muy grande”. Y añadió:“Los teléfonos móviles se utilizan mucho y ahora sabemos que tienen efectos biológicos a nivel celular y molecular por lo que lo lógico sería seguir estudiando el problema«.
Alejandro Úbeda, subdirector del Departamento de Bioelectromagnetismo del Hospital Ramón y Cajal y también miembro del equipo, explicó por su parte que el estudio determina que “existen cambios en las células pero aún se desconoce cuál es el mecanismo que pone en marcha el proceso”. Lo que no van a poder averiguar porque «ya no hay fondos para hacerlo». Agregando: «Lo que me parece raro es que después de encontrar esos resultados, que aunque no son de nocividad demuestran que hay un efecto por debajo de los límites que se consideran tolerables, es que no se profundice en ellos, que se cierre la carpeta y no se financie su continuación».
Para Úbeda la respuesta celular se produce no sólo por el calor generado por las microondas -algo ya sabido- sino “por algo más cuyo mecanismo es desconocido». «Si el telefóno móvil sólo recibiese no habría problema; el problema es que emite y nuestra cabeza está en medio«, añadió Ubeda.
En sus conclusiones, los miembros del Proyecto Reflex recomiendan no abusar del móvil, especialmente en el caso de los jóvenes.
Paralelamente, el Grupo Nacional de Protección Radiológica del Reino Unido (NRPB -grupo de expertos nombrados por el Ministerio de Sanidad británico- presentó otro informe que recomienda “minimizar el uso del teléfono móvil por los niños, en especial los menores de ocho años”. Como consecuencia de lo cual la empresa MyMo retiró del mercado el primer teléfono móvil dirigido específicamente a los menores que comercializaba en el Reino Unido desde hacía cinco meses. El presidente del grupo, sir William Stewart, declararía: «No creo que podamos decir, con la mano en el corazón, que los teléfonos móviles son totalmente seguros».
Llevamos varios años advirtiendo a nuestros lectores que los teléfonos móviles son peligrosos para la salud sin que la mayor parte de los medios de comunicación se hagan eco de lo que hemos publicado (léalo en nuestra web: www.dsalud.com). Insistimos pues de nuevo: tenga cuidado con ellos. Úselos exclusivamente en casos de emergencia hasta que no sean realmente seguros.