Se estudia prohibir los teléfonos móviles en los hospitales estadounidenses

Pueden interferir en los equipos médicos

Investigadores norteamericanos de la conocida Clínica Mayo han demostrado que la proximidad de teléfonos móviles puede provocar interferencias en los equipos médicos.
Al menos, en el 7% de los casos estudiados los portátiles interfirieron en los lectores hasta el punto de afectar al funcionamiento de la máquina o a la interpretación de los datos aportados por el monitor.
Los investigadores, que percibieron determinado tipo de interferencias en el 41 por ciento de las pruebas realizadas, señalan en su informe que es necesario guardar una distancia de seguridad entre los móviles y los equipos hospitalarios.
Aún más, creen que resultaría razonable limitar o prohibir el uso de teléfonos móviles, al menos cerca de los aparatos médicos electrónicos ya que, además, los pacientes conectados a estos aparatos son especialmente vulnerables.
Uno de los problemas más graves que se observaron durante el estudio fue el caso de un ventilador mecánico que se apagó para posteriormente volverse a encender a causa de la interferencia de un portátil, presentándose también problemas importantes, por ejemplo, en los electrocardiogramas.