El Gobierno dice que va a regular las titulaciones de las terapias alternativas y su ejercicio

Sin contar con las asociaciones y profesionales afectados

El Gobierno ha reconocido en el parlamento que “está estudiando” cómo regular jurídicamente la titulación y el ejercicio de medicinas alternativas como la Acupuntura, la Homeopatía, la Medicina Natural, la Quiropraxia y aquellas otras que “tengan la suficiente entidad para ello”. Se supone que empezó a hacerlo en mayo de 1999 cuando se comprometió a formar grupos de expertos que estudiaran el sector y elaboraran las bases del marco jurídico adecuado. La verdad, sin embargo, es que las primeras reuniones entre funcionarios de Sanidad y Educación no se iniciaron hasta febrero del 2001. Y lo que básicamente han hecho es consultar a otros estados miembros de la Unión Europea qué legislación hay vigente en ellos pero sólo les han contestado seis países. No obstante, de los datos obtenidos concluyen que sólo están reguladas -y no en todos ellos- la Osteopatía, la Quiropráctica, la Acupuntura y el Masaje siendo algunas de estas “técnicas” practicadas por médicos o fisioterapeutas.
En definitiva, como no conocen nada del sector preguntan a las autoridades de los demás países qué han hecho para ver si les dan alguna idea. Y como carecen del más mínimo conocimiento se encuentran en un callejón sin salida desde hace ya 4 años. Lo único seguro es que los médicos alópatas torpedean cualquier posible decisión, ponen pegas de todo tipo y últimamente reclaman encima para sí el ejercicio de esas terapias sobre las que la mayoría no sabe nada.
Es más, algunos colegios profesionales –como el de Madrid- se dedican ahora a dar titulitos de terapias alternativas –por ejemplo, de Acupuntura- a pesar de que no sólo desconocen sus fundamentos sino que en muchos casos los rechazan abiertamente. Es absolutamente grotesco que desde los colegios médicos se afirme que la Acupuntura carece de base científica y se niegue la existencia de los canales bioenergéticos postulados por la medicina oriental… y a la vez se den cursos breves sobre esa materia, se entreguen titulitos de Médico Acupuntor carentes de validez académica alguna, se formen comisiones en su seno apara agrupar a los aún escasos médicos que las practican y exijan encima la exclusividad de su práctica.
Lo decimos muy en serio: a los responsables de Sanidad y a algunas de las autoridades colegiales médicas habría que someterles a examen psiquiátrico.