El International Medical Council on Vaccination se pronuncia muy duramente contra las vacunas

El International Medical Council on Vaccination (Consejo Médico Internacional sobre Vacunación) -asociación que agrupa a médicos, enfermeras y otros profesionales sanitarios cuya principal finalidad es desmentir las afirmaciones de la industria farmacéutica, los gobiernos y los colegios médicos de que las vacunas son en general seguras, eficaces e inocuas- ha emitido un comunicado en el que afirma rotundamente: “Si a los niños de Estados Unidos se les inoculasen todas vas vacunas recomendadas recibirían 35 que contendrían 113 partículas de distintos tipos de gérmenes, 59 sustancias químicas diferentes, 4 tipos de células animales y albúmina humana de fetos humanos procedentes de abortos. Y si usted piensa que no tiene que preocuparse de ellas porque sus hijos ya son mayores se equivoca: hay una veintena de vacunas actualmente en desarrollo para su lanzamiento en los próximos años dirigidas todas ellas a adolescentes y adultos”.

El International Medical Council on Vaccination lleva años advirtiendo de que “vacunarse implica un riesgo inaceptable para cualquier miembro de la sociedad, independientemente de su edad” asegurando que sus observaciones han constatado que“los niños no vacunados están en general más sanos que los vacunados”. Asimismo aseveran que la eficacia de las vacunas no ha sido científicamente demostrada jamás y por tanto los padres deberían negarse a vacunar a sus hijos pues están en su derecho y esa decisión deben respetarla las leyes y los gobiernos.

Las vacunas nacieron en el siglo XIX y desde el principio hubo numerosos profesionales que se manifestaron en su contra sin que les hiciera caso. Y hasta hace poco las voces disidentes cuestionaban sólo algunos aspectos –los ingredientes usados, los conservantes, el número de dosis, la edad, las posibles combinaciones, etc.- de forma discreta y comedida pero los escándalos de las vacunas de la gripe aviar, la gripe porcina, la gripe común, la gripe A, la vacuna del virus del papiloma humano y otras ha hecho que médicos y otros profesionales sanitarios de todo el mundo -junto a numerosos biólogos, químicos, farmacéuticos y expertos en Genómica y Proteómica- hayan decidido dar un paso adelante y denunciar esta estrategia de la gran industria farmacéutica de promocionar decenas –si no cientos- de vacunas para “prevenir” todo tipo de supuestas enfermedades y cuyo único fin es ganar dinero poniendo en riesgo la salud y la vida de cientos de millones de personas.

El documento en el que se hacen estas acusaciones -disponible en 9 idiomas- se titula Vaccines: get the full stoty, está firmado por 80 médicos y profesores de distintas especialidades y en él se desvela que muchos médicos se niegan ya a vacunarse -así como a vacunar a sus familias-, qué peligrosos ingredientes contienen muchas y los brutales efectos secundarios –documentados- que pueden provocar. Un texto en el que, entre otras muchas cosas, se llegan a afirmar cosas como que sin las vacunas bajarían los costes sanitarios porque tendríamos una sociedad en general muy saludable, que cada dosis de refuerzo aumenta el riesgo de efectos secundarios, que pueden causar enfermedades incurables o que es intolerable que se use en ellas mercurio –puro veneno-, aluminio -otro veneno que puede provocar graves problemas en la médula ósea y los huesos además de degeneración cerebral-, formaldehido -conocido carcinógeno-, polisorbato 80 -que causa infertilidad y atrofia testicular-, glutamato monosódico -que causa trastornos neurológicos y metabólicos, entre ellos diabetes, así como convulsiones-, gelatina de cerdos y vacas –que pueden provocar reacciones anafilácticas- y células animales de monos, perros, gallinas, vacas y fetos humanos.

El International Medical Council on Vaccination explica asimismo que existe una investigación que se hizo con 17.674 niños para estudiar las diferencias de salud entre niños vacunados y no vacunados -el Proyecto Cal]Oregon, financiado por Generation Rescue- constatándose que entre los vacunados había…

  • …un 120% más de asma.
  • …un 146% más de autismo.
  • …un 185% más de trastornos neurológicos.
  • …un 317% más de TDAH.

A nosotros sólo nos queda recordar que Discovery DSALUD lleva advirtiendo de esto desde hace años. Invitamos al lector a leer en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que hemos ya publicado al respecto, entre ellos El sinsentido de la vacuna para el virus del papiloma humano (nº 99), ¿Es posible desactivar los efectos negativos de una vacuna?(nº 102), Más víctimas de la llamada vacuna contra el virus del papiloma humano (nº 109), Así se gestó el negocio de la vacuna del virus del papiloma humano (nº 114), Las afectadas por la vacuna del virus del papiloma humano no quieren ser olvidadas (nº 118), La indignante política del miedo de la OMS (nº 120), Antivirales, ¿para qué? (nº 120), La eficacia de la vacuna de la gripe común, en entredicho (nº 120), Los riesgos de vacunarse contra la gripe A (nº 120), Mitos y verdades sobre las vacunas (nº 120), Andrew Moulden: “Deberían prohibirse todas las vacunas” (nº 121), Los peligros del timerosal de las vacunas (nº 122), El escándalo del Tamiflu: ni seguro, ni eficaz (nº 124), La farsa de la gripe A, denunciada por el presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa (nº 124) y Nuevas víctimas de la vacuna contra el virus del papiloma humano (nº 128).
Al menos nuestros lectores no podrán decir que no estaban advertidos.