La Agencia Española de Medicamentos asegura que apenas hubo reacciones adversas a las vacunas de la gripe A

“La gran mayoría de las reacciones adversas de las vacunas de la gripe pandémica A/H1N1 notificadas al Sistema Español de Farmacovigilancia Humana (SEFV-H) han sido leves y se encuentran dentro de lo esperado y lo descrito en las fichas técnicas de las tres vacunas autorizadas en España”.Así se afirma en el informe final sobre la seguridad de las vacunas realizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) que explica que entre el 16 de noviembre de 2009 y el 15 de marzo de 2010 -periodo en el que se vacunó a dos millones de españoles- se recibieron 1.239 notificaciones que informaban de 3.306 posibles reacciones adversas (una misma persona puede presentar varios síntomas o reacciones). Las calificadas como “leves” –como si algún médico fuera a notificar al sistema de fármaco-vigilancia una reacción que no le pareciera en realidad importante- fueron éstas:
-1.033 reacciones en la zona de inyección (31%).
-423 reacciones con fiebre (13%).
-291 cansancio y malestar general (9%).
-283 dolor muscular y articular (9%).
-186 cefalea (6%).
-126 reacciones alérgicas (4%).
-103 náuseas y vómitos (3%).
En cuanto a las graves se notificaron:
-Siete casos de Síndrome Guillain-Barré.
-Siete abortos.
La agencia reconoce luego que se notificaron asimismo casos de parálisis facial y trastornos convulsivos –los mismos síntomas que sufrieron muchas de las jóvenes que en su día recibieron la criminal Vacuna del Virus del Papiloma Humano- pero alega que no se pudo establecer vinculación causal directa con la vacuna. A fin de cuentas aparecieron nada más ponerse las vacunas pero eso para el ministerio no demuestra nada…
En cuanto a los abortos se asegura que pudieron deberse a otras causas. Se produjeron nada más ponerse las embarazadas la vacuna pero eso no demuestra que fuera ésta la causante. Y para apoyar tal tesis la agencia se pone a hablar de abortos espontáneos y estadísticas que ya se sabe que son muy socorridas y sirven para demostrar una cosa y la contraria.
Por lo que se refiere a los casos de Síndrome Guillain-Barré se dice que dos no estaban realmente asociados con la vacuna; es decir, se manifestaron tras ponerse la vacuna pero no fue la vacuna. Esta revista ya denunció que se trata de una de las patologías que aparecen tras recibirse cualquier vacuna y de hecho la agencia reconoce ahora que el riesgo de que esa dolencia aparezca tras recibir una vacuna pandémica “no es distinto” al que existe si se recibe la vacuna para la gripe estacional. “Las cifras de incidencia con una y otra vacuna son muy similares”, confiesa la agencia española del medicamento. Así que ya lo sabe: si quiere saber qué se siente padeciendo esa enfermedad –o cualquiera de los problemas antes descritos- vacúnese este año con la nueva trivalente que incorpora cepas de la gripe A, de la estacional y de otro virus que ha sido igualmente seleccionado sólo para que usted introduzca sin necesidad peligrosos genes ajenos en su organismo.
En suma, a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) que 1.239 españoles sufrieran problemas de salud –algunos muy graves- por ponerse la vacuna de la gripe A aunque ésta patología cause a quienes la padecen problemas mucho menos importantes- les parece “razonable”. A nosotros en cambio nos parece criminal y una estafa. Y es que nuestro Ministerio de Sanidad lleva décadas derrochando de forma injustificada el dinero de los españoles sin el más mínimo control.
Sólo queremos añadir una cosa: es absolutamente falso que haya habido sólo 1.239 afectados por la vacuna de la gripe A. Ha habido muchísimos más. Pero, por una parte, los médicos no comunicaron a los servicios de vigilancia más que los realmente graves ya que habían recibido instrucciones específicas de hacerlo así. Y, por otra, muchos médicos recibieron infinidad de quejas de españoles que se vacunaron pero no las recogieron como reacciones a la vacuna porque los síntomas que les relataban los pacientes no coincidían con los que a ellos se les había dicho que podía provocar. “Lo que le pasa a usted no puede deberse a la vacuna porque no provoca ese problema. Tiene que deberse a otra causa”. Esta frase –y otras similares- la recibieron miles de españoles cuando fueron a explicar a sus médicos lo que les pasaba tras vacunarse. Y de ahí que muchos médicos –nos lo han reconocido varios- no comunicaran al sistema de vigilancia tales casos.
¿Que la vacuna de la gripe A era segura porque “sólo” hubo 1.239 afectados? ¡Venga ya! Estamos hartos de sinvergonzonadas.