El veneno de abeja alivia el dolor neuropático

 

Un grupo de investigadores coreanos acaba de constatar mediante un ensayo en ratones -publicado en The Journal of Pain- que el veneno de abeja alivia eficazmente el dolor neuropático. La técnica usada –la Apipuntura– se basa en los conocimientos que dan fundamento a la Acupuntura sólo que en lugar de clavar agujas se administra veneno de abeja diluido en una solución salina.
Según la medicina tradicional china el dolor en una zona indica que existe un bloqueo en el flujo de la energía que vitaliza al cuerpo y puede desbloquearse estimulando los puntos situados en los meridianos que recorren todo el organismo. Bloqueos que a veces se producen a causa de una disfunción en el sistema nervioso central o bien por una lesión en un nervio que provocan un fortísimo dolor (hiperalgesia) ante estímulos que normalmente no dolerían.
La demostración se hizo cuando a un grupo de ratones a los que se provocó una lesión en el nervio ciático se les inyectó luego veneno de abeja en el punto denominado Zusanli -situado en la tibia- comprobándose que no sufrían hiperalgesia. En cambio, no aliviaban por completo los dolores menos intensos. Los investigadores creen que el veneno activa los receptores adrenérgicos alfa-2 implicados en el sistema modulador del dolor.
"La Apipuntura–afirman los científicos coreanos- parece ser eficaz en los pacientes con neuropatías periféricas dolorosas, especialmente en los casos en que no se responde bien a los analgésicos opiáceos".
Como nuestros lectores recordarán, el veneno de abeja se aplica en España directamente posando el insecto en la zona y esperando a que éste lo inocule directamente con el aguijón. La técnica se conoce como Apiterapia y hablamos de ella extensamente en el nº 29 de la revista (léalo en la sección de Reportajes de nuestra web: www.dsalud.com).