GlaxoSmithKline paga 2 millones de euros y se compromete a publicar los resultados de sus ensayos clínicos

 

La multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) llegó finalmente a un “acuerdo” con Eliot Spitzer, fiscal del Estado de Nueva York,para paralizar el pleito que éste inició contra ella por “fraude repetido y persistente” comprometiéndose a pagar dos millones de euros y a publicar resúmenes de los resultados de los ensayos clínicos de sus fármacos.
GlaxoSmithKlinehabía ocultado los resultados de tres de los cinco estudios que había hecho sobre su antidepresivo Paxil -nombre comercial de la paroxetina, que se utiliza en el tratamiento de la depresión en menores de 18 años según los cuales el fármaco no es más eficaz que un placebo, como ya explicamos en el nº 63 de la revista. Y no sólo eso: uno de esos tres trabajos muestra que los comportamientos o pensamientos suicidas se dio en el 7,7% de los menores que lo tomaron mientras eso ocurrió sólo en el 3% del grupo que tomó el placebo. “GlaxoSmithkline –explicóEliot Spitzer al presentar la demanda-hizo varios estudios y sólo en uno de ellos aparecieron resultados positivos. Y es el que utilizaron para promover el fármaco. Los demás fueron ocultados en una clara trasgresión de la ley y un evidente comportamiento de deshonestidad hacia pacientes y médicos”.
Nancy Pekarek, portavoz de la multinacional, tras declarar que han pagado a pesar de que las acusaciones son “infundadas” y lo han hecho “para evitar los altos costes y el tiempo que conlleva un largo juicio para defenderse” –declaración que ha provocada la carcajada en los ámbitos científicos- reconocería que la empresa publicará en su página web antes del 31 de diciembre de 2005 –Spitzer les ha dado una fecha tope- “resúmenes” de los resultados obtenidos en todos los ensayos realizados con sus fármacos desde el 27 de diciembre de 2000, fecha en la que se produjo la fusión de Glaxo Wellcome y SmithKlineBeecham. Cada resumen contendrá información que incluye la eficacia, los efectos secundarios, si el propósito del estudio se cambió antes de terminarlo y si el mismo se dio por concluido antes de tiempo y porqué.
“Gracias a este acuerdo-declaró por su parte el fiscal de Nueva York- médicos y pacientes tendrán acceso a los datos de las pruebas clínicas y podrán así hacer juicios con fundamento. Esperamos que esto sea un ejemplo para otras compañías”. De momento, otras dos multinacionales ya han anunciado que harán lo mismo o algo similar: Eli Lilly y Merck.
Habrá que esperar, en todo caso, a ver qué se publica. Porque el principal problema con los ensayos clínicos está en las “interpretaciones” de los resultados. La manipulación en ese terreno es vergonzosa.