Hacen ver a perros ciegos

Con un novedoso tratamiento genético

Investigadores de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) han conseguido restablecer la visión de varios perros tras inyectarles nuevos genes en los ojos. Se trata de la primera vez que una ceguera congénita ha podido ser revertida en animales más grandes que un ratón (cachorros de 3 y 4 meses de edad).
Este hecho abre la esperanza a la posibilidad de que una simple inyección en el ojo pueda restaurar en el futuro la visión en niños nacidos con la misma enfermedad genética -denominada “amaurosis congénita Leber”-, una de las varias formas incurables de la conocida retinitis pigmentaria.
La dolencia surge cuando existe un defecto en uno de los varios genes que ayudan a convertir la luz en señales eléctricas. Los padres que tienen el defecto en una copia del gen tienen una visión normal; la enfermedad afecta a los niños con dos copias defectuosas (una de cada padre).
Debe quedar claro que el trabajo realizado hasta ahora no demuestra que el método funcione con niños o con adultos. Para saberlo habrá que esperar nuevas pruebas.