Imanes contra el dolor neurológico 

La colocación de unos simples imanes estratégicamente situados en la cabeza crean un campo electromagnético que estimula las neuronas en la corteza motriz y puede aliviar los dolores de origen neurológico, incluso de los crónicos que no responden a las terapias farmacológicas habituales. Así lo acaba de constatar un equipo de neurólogos del Hospital Universitario de Assiut en Egipto dando la razón a los expertos en Magnetoterapia que desde hace décadas vienen afirmándolo. Los médicos lo constataron en medio centenar de pacientes que sufrían dolor a causa de un infarto cerebral o de una neuralgia del nervio trigémino que previamente habían sido tratados sin éxito con analgésicos, antidepresivos y anticonvulsivos. Una sesión diaria de estimulación magnética durante 5 días fue suficiente para que el dolor se redujera a la mitad de forma duradera.
Sin embargo, se constató que la terapia no es eficaz en todos los casos ignorándose por qué.