La leche y la marihuana comparten una sustancia que despierta el apetito 

La leche contiene una sustancia cuya composición química es similar a la de la marihuana y cuya función es despertar el apetito de los recién nacidos e incitarlos a mamar, según revela un estudio realizado en la Universidad Hebrea de Jerusalén y difundido en la revista New Scientist.
La investigación se ha realizado con ratones de laboratorio a los que se crió con leche que carecía de esta sustancia. Como resultado, las crías dejaron de mamar y murieron o sufrieron un retardo en su desarrollo. La sustancia, conocida como canabinoide, también está presente en el ser humano y es la responsable, entre otras cosas, de que el niño muestre interés por la leche materna durante el periodo de lactancia.
"Los canabinoides que fabrica el cuerpo humano -también llamados endocanabinoides- serían como una especie de marihuana interna",explicaría Edda Adler, directora del Instituto de Investigaciones Farmacológicas de Argentina. Se fabrican en el cerebro y en la periferia del sistema nervioso y actúan sobre los mismos puntos que la marihuana. "El más conocido –añade Adler-se llama anandamida, una palabra que viene del sanscrito y quiere decir felicidad".
El equipo de investigación descubrió además que la anandamina humana también tiene otras funciones como distender las venas y arterias o actuar como relajante cerebral. "Esto explica por qué tradicionalmente a quienes tienen insomnio se les recomienda que tomen un vaso de leche antes de dormir", concluiría explicando Adler.