Las cremas solares solo evitan las quemaduras

Las cremas de protección solar -incluso las de nivel 50- evitan que nos quememos pero no que pueda desarrollarse un melanoma o cáncer de piel porque las radiaciones la atraviesan pudiendo dañar el ADN celular. Lo ha constatado un equipo de investigación en el que ha participado Berta López Sánchez-Laorden -del Instituto de Neurociencias de Elche- cuyo trabajo se ha publicado en Nature. Trabajando con ratones genéticamente modificados se descubrió que la luz ultravioleta provoca mutaciones en el gen p53 de los melanocitos, uno de los considerados "guardianes del genoma". Téngase pues en cuenta: la única forma de evitar el riesgo de cáncer de piel cuando se toma el sol es no hacerlo en las horas de máxima intensidad, refrescar la piel con agua cada poco tiempo y, como método protector, disolver en agua unos gramos de jalea real -no de miel- y aplicarla en el cuerpo (lea el reportaje que dedicamos a  este singular producto en este mismo número).