LAS PERSONAS ESCONDEN UN DESPERTADOR NATURAL

 

Los seres humanos tenemos un despertador natural en nuestro cuerpo que nos puede ayudar a levantarnos a la hora que queramos. Así lo asegura un estudio de investigadores británicos de la Universidad de Lubeck, quien explica que, antes de despertarse, el cuerpo humano aumenta la producción de dos tipos de hormonas que le ayudan a anticipar el estrés de levantarse.
Así, los investigadores notaron cómo los niveles normales de las adrenocorticotropinas y  cortisoles, dos clases de hormonas producidas por las glándulas pituitaria y adrenal, aumentan durante las últimas etapas del sueño.
El estudio se hizo con 15 voluntarios que gozaban de buena salud, tenían una media de 25 años y no presentaban trastornos de sueño. Los jóvenes estuvieron en observación tres noches. Durante dos de ellas se les indicó que se les despertaría a las 9:00 a.m., pero en la segunda se les despertó a las 6:00 a.m.. La tercera noche se les informó de que serían levantados a las 6:00 a.m.
Pues bien, durante las tres noches los niveles hormonales de los voluntarios fueron estudiados cada quince minutos. Y resultó que cuando sabían que se les despertaría temprano, sus niveles de adrenocorticotropinas aumentaban notoriamente una hora antes de despertarse en comparación con la noche que sabían que se levantarían a las 9:00 a.m. Y en ambos casos los niveles hormonales aumentaban una hora antes de levantarse.
En los tres casos, tras despertar, los niveles hormonales de los voluntarios también se incrementaron. Según los investigadores, es una respuesta normal al estrés que produce levantarse. Algo que fue especialmente notable el día en que fueron despertados a las 6:00 a.m. sin haber sido avisados. Esa mañana los jóvenes presentaron concentraciones más altas de cortisol -la hormona producida como respuesta al estrés- que en los otros dos días.
«El aumento de la producción de la adrenocorticotropina antes del tiempo esperado para levantarse indica la existencia de una anticipación», según el equipo de investigación. Lo cual -aseguran- puede facilitar el despertar espontáneo.