Los antioxidantes impiden que las células cancerígenas se nutran energéticamente

 

Los antioxidantes pueden bloquear la obtención de energía por las células cancerígenas dificultando o impidiendo su crecimiento y expansión al combatir el estrés oxidativo de las mitocondrias. Así lo constata un trabajo dirigido por Michael Lisanti en la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia (EEUU) que acaba de aparecer en Cancer Biology & Therapy. “Tenemos pruebas genéticas –afirma Michael Lisanti-de que el estrés oxidativo mitocondrial es importante para dirigir el crecimiento tumoral y ello significa que necesitamos producir fármacos anticancerígenos que lo impidan. Algo que en la actualidad ya logran algunos suplementos dietéticos como la N-acetil cisteína”. Según explica, porque evitan la pérdida de la proteína caveolina-1, fuerte supresor tumoral generado por el propio organismo.