LOS HIJOS DE MADRES GUAPAS SE SUELEN PARECER AL PADRE, SOBRE TODO SI ES FEO

 

Un grupo de sociólogos alemanes ha advertido, tras el estudio de un buen número de familias, que los hijos de madres muy bellas y atractivas suelen parecerse más bien al padre.
Los hijos nacidos de auténticas bellezas femeninas, muy a su pesar, no suelen heredar ese rasgo positivo, en especial cuando su padre se considera “del montón”. De hecho, cuanto más guapa era la madre más se asemejaban sus descendientes al padre.
Esto era aplicable tanto a los rasgos del rostro como a la constitución corporal de los sujetos estudiados, sobre todo cuando el padre era bastante poco agraciado. Lo que parece simplemente un sarcasmo del destino para muchos de estos hijos es una teoría de los sociólogos que viene de atrás y que se ve respaldada por esta última investigación.
Los expertos aseguran también que eso no preocupa a los padres. Antes bien, estos han considerado siempre positivo el hecho de que sus descendientes se parezcan más a él que a la madre. Actitud que tiene similitud con el mundo animal porque, según los sociólogos, muchos animales macho también atienden mejor a sus crías cuando observan en ellas similitudes de su propio físico.