Los pesticidas provocan cada año la muerte de 220.000 personas

Se calcula que cada año mueren en el mundo 220.000 personas ¡a causa de los pesticidas! Y son datos oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un sinsentido que todos los gobiernos -de uno y otro signo- consienten porque ninguno osa enfrentarse al poder de la gran industria química. De ahí que sean los ciudadanos de a pie los que desde hace años se manifiesten pidiendo que se acabe de una vez con esta situación. Sin éxito.
En el caso de los pesticidas esa iniciativa partió de la población francesa que decidió instaurar como forma de concienciación y protesta una Semana sin pesticidas a la que este año se han sumado ya colectivos de 19 países. Incluido España a través de la Fundación Vivo Sano (www.vivosano.org) y la Organización para la Defensa de la Salud (www.health-defense.org). Nadia Bennich, miembro de ésta última y responsable de la campaña en España, explicaría que toda la población española está expuesta ya a los pesticidas a través de la comida que ingerimos, el agua que bebemos y el aire que respiramos. Aunque principalmente nos llegan a través de las frutas y verduras.
Y es que aunque se asegura que se degradan a partir de cierto tiempo y se da por hecho que la cantidad que llega al consumidor es mínima Federico Velázquez de Castro -presidente de la Sociedad Española de Química y Medio Ambiente– recuerda que un estudio de la Universidad de Valencia constató la existencia de pesticidas en el 60% de las frutas (el 75% en las naranjas) y el 35% del arroz que llega al consumidor. Agregando: “La cuestión principal a resolver está además en la cantidad de pesticida que se considera ‘segura’ para el consumidor ya que son sustancias que se acumulan en la grasa del organismo y se desconocen sus efectos a medio y largo plazo”. De ahí que recomiende ya comprar sólo productos ecológicos; y si eso no es posible lavar y pelar bien siempre las frutas y hortalizas.
Y no crea el lector que el problema está sobre todo en los países subdesarrollados sino en los más avanzados porque la gente se ha acostumbrado a verlos como algo normal, apenas se toman precauciones al usarlos y buena parte de la población está expuesta a ellos en grandes cantidades durante mucho tiempo. Especialmente los agricultores y quienes viven cerca de los terrenos de siembra.
Nadia Bennich recuerda que “aunque en Europa se han ido prohibiendo progresivamente los pesticidas más peligrosos y se han regulado los niveles máximos de residuos de pesticidas tolerados en los productos de consumo aún estamos expuestos a gran cantidad de sustancias que incluso en pequeñas cantidades pueden afectar a la salud”. Las autoridades, mientras, siguen mirando hacia otro lado.