No es verdad que el café filtrado reduzca el riesgo de enfermedades cardíacas

 

Contrariamente a lo que otros estudios habían sugerido, el café filtrado no reduce el riesgo de enfermedades cardíacas ni embolias, según una investigación realizada por expertos holandeses del Hospital Universitario de Nimega (Holanda).
Estudios anteriores concluían que con el café filtrado se extraían los químicos llamados ditrepenes, responsables del aumento de los niveles de colesterol, que quedaban alojados en el filtro de papel. Además, a través del filtrado se reducía el contenido de homocisteína.
Sin embargo, los expertos dirigidos por la doctora Martina Grubben han descubierto que los niveles de homocisteína no bajaban cuando los voluntarios tomaban café filtrado. Bien al contrario, el café fuerte y filtrado -tomado por los voluntarios cada día durante cuatro semanas- aumentó los niveles de homocisteína en un 18%.
En sus conclusiones, los investigadores se muestran sorprendidos por el incremento de homocisteína incluso sin la presencia de diterpenes, tal y como se había asociado hasta ahora. Por esta razón, esperan realizar más estudios para determinar qué compuestos provocan ese aumento y barajan la posibilidad de que sea la cafeína.