NUESTROS ANTEPASADOS VIVÍAN MÁS DE LO QUE SE CREÍA

No es verdad que murieran hacia los 40 años

Las personas que vivieron hace siglos no morían de ancianos hacia los 40 años. Antes bien, fueron mucho más longevos. Al menos así lo afirman los miembros de un equipo de arqueólogos de la Universidad de Bradford, al norte de Inglaterra.
Los estudios de huesos encontrados en excavaciones de restos del siglo XI en el Reino Unido indican que, en general, la gente entonces no vivía más de 55 años. Pero si la nueva teoría es cierta es posible que pertenezcan a personas que murieron con más de 80 años.
Uno de los miembros del equipo, Mark Pollard, cree que el error ha estado causado por un fallo estadístico en los métodos utilizados para analizar los huesos humanos. Los arqueólogos establecen la edad a la que ha muerto una persona mediante el estudio de datos como el desarrollo del esqueleto y el desgaste de los huesos y los dientes. Pero ya hace tiempo que los científicos planteaban dudas sobre estas estimaciones, que no siempre se correspondían con las pruebas documentales encontradas al lado de esos restos. El equipo de Mark Pollard, que trabaja en colaboración con Robert Akroyd, estadístico de la universidad inglesa de Leeds, cercana a la de Bradford, dice que las características óseas sobre las que se basaban las estimaciones de edad pueden llevar a conclusiones erróneas.
En una reciente entrevista publicada en la revista New Scientist, Pollar dice: “Existe un error que depende de cierto grado de correlación. Cuanto menor sea la correlación, más nos desviamos del cálculo correcto de la edad que podrían tener los individuos cuyos huesos estudiamos”.
Estas investigaciones podrían resolver algunas controversias surgidas hace tiempo. Por ejemplo, los antropólogos dijeron hace 50 años que los huesos encontrados en un yacimiento maya, atribuidos al rey Hanab Pakal, correspondían a una persona que murió con unos 40 años; sin embargo, cuando se logró traducir la inscripción de la tumba casi treinta años después se comprobó que hablaba de una persona de 80.