Power Balance, condenada por estafa

La empresa californiana Power Balance que comercializaba las pulserasdel mismo nombre fue condenada el pasado mes de noviembre de 2011 por estafa a indemnizar con 57 millones de dólares a un grupo de consumidores en Estados Unidos tras admitir que su conducta había sido “manipuladora y engañosa”. Un año antes la empresa ya había sido multada por lo mismo en Italia con 300.000 euros y en España con 15.000. No se sabe si la diferencia de trato en nuestro país tuvo o no que ver con el hecho de que al igual que muchos personajes “famosos” –especialmente deportistas de élite como el baloncestista Kobe Bryant o el tenista Mardy Fish– la entonces Ministra de Sanidad española, Leire Pajín, aseguraría que también a ella le “iba muy bien” con una pulsera que prometía ayudar a desarrollar el equilibrio, la flexibilidad y la fortaleza y a tener mayor bienestar general. A pesar de lo cual los dueños de Power Balance aseguran que la empresa no cerrará y va a “diseñar y desarrollar nuevos productos” porque sigue habiendo famosos dispuestos a llevarlos y promocionarlos; por dinero, por supuesto. Ya se sabe que la gente compra lo que le dice cualquier famoso aunque se trate de una memez.

Como nuestros lectores recordarán en el nº 135 dimos a conocer que la empresa Power Balance -obligada por la Comisión de Consumo de Australia- reconoció públicamente que no había pruebas científicas que avalasen las propiedades de su pulsera. Y que la organización española de consumidores FACUA la denunció en nuestro país porque la afirmación de que optimiza el flujo de energía natural del cuerpo gracias al holograma que lleva incorporado es falsa. Es más, FACUA ampliaría su denuncia -tanto ante el Ministerio de Sanidad como ante las consejerías de salud de las comunidades autónomas- afirmando que cabía decir lo mismo de otras marcas de pulseras; concretamente las de Ion Balance Equilibrium, EFX Performance, Harmony Zen, Bio-Ray, Energy Ion, Mojo Future,Nikken, NoaMagnetic, Sabona, Tecnobalance, Vitalizer y Vitaljoya. Sin que sirviera de nada a causa según esa organización de consumidores “de la inoperancia de las autoridades sanitarias” lo que “ha favorecido que más empresas se hayan lanzado a la venta de estos productos que, con un lenguaje que utiliza charlatanería pseudocientífica, prometen todo tipo de beneficios para la salud”. Agregando: “Sus fabricantes llegan a asegurar que sirven para mejorar el equilibrio, aumentar la fuerza y el rendimiento sexual, mantener la juventud, combatir dolores, lesiones, ansiedad, insomnio o depresiones y hasta ser útil enfermedades como la artritis, la artrosis, la fibromialgia, la osteoporosis y hasta el cáncer”.
Obviamente la petición del presidente de FACUA, Francisco Sánchez Legrán, de que el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad actuara para que se retirasen de inmediato del mercado todas esas pulseras y se sancionara a las empresas cayó en saco roto porque el Ministerio de Sanidad contestaría a FACUA que no tiene competencia para ello ya que tal acción corresponde a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ¡como si esa agencia no fuera –y así lo denunciamos hace meses- un organismo dependiente del ministerio!
Eso sí, la mayoría de los numerosos medios de comunicación que permitieron tal publicidad engañosa y ganaron mucho dinero con ella… guardan silencio.