Quienes trabajan de noche corren más riesgo de sufrir accidentes de tráfico 

 

Conducir de madrugada tras un fatigante turno de noche multiplica por cuatro las probabilidades de choque en carretera con respecto a otros trabajadores de jornadas diurnas. Así lo indica al menos una reciente investigación efectuada por la Universidad de Carolina del Norte en colaboración con la Asociación Automovilística Americana.
Según los resultados, los empleados nocturnos que sufren uno de estos accidentes tienen un perfil “totalmente distinto” a los conductores que normalmente están implicados en otros accidentes.
Este tipo de incidentes se ha bautizado en Estados Unidos con el nombre de “choques adormilados”, describiendo con ello a la persona al volante que ha dormido menos de 6 horas, lleva despierto al menos otras 20 y conduce con frecuencia entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana.
La investigación también ha dejado al descubierto que buena parte de los accidentados son personas que desempeñan más de un trabajo.