Una biocápsula implantable segrega insulina indefinidamente

Podría ayudar a muchos diabéticos

Un dispositivo desarrollado por la Universidad de Illinois -en Chicago- podría convertirse en alternativa terapéutica para muchos diabéticos obligados a inyectarse insulina una o varias veces al día. Y es que un ingeniero biomédico llamadoTejal Desai ha conseguido resolver los dos grandes obstáculos a los que se enfrentan este tipo de artefactos: el agotamiento del suministro del fármaco o molécula activa y los problemas de biocompatibilidad y rechazo inmunológico.
La cápsula contiene células pancreáticas y se comporta en realidad como una microfactoría de insulina. Los nutrientes del torrente sanguíneo del paciente se utilizan como fuente de energía de forma que las células beta alojadas en su interior sintetizan insulina indefinidamente siempre que exista el aporte necesario de glucosa.
La protección frente al rechazo se consigue mediante una membrana de silicona fabricada gracias a técnicas de fotolitografía similares a las utilizadas en la elaboración de microchips. Se consigue así dotar a esta membrana de poros de 7 nanometros de diámetro que actúan como un microfiltro que permite el paso de insulina desde la cápsula al torrente sanguíneo al tiempo que bloquea la entrada de anticuerpos.