Una trampa caza-moscas puede ser la clave para reducir los casos de tracoma

Es la principal causa de ceguera en el mundo

Una sencilla trampa construida a base de estiércol y orina en una botella de plástico puede reducir el número de casos de tracoma, una de las mayores causas de ceguera, al reducir notablemente la cantidad de moscas en el entorno, principal causa de transmisión de la enfermedad.
El tracoma es una infección viral contagiosa que provoca fotofobia, dolores oculares e, incluso, ceguera. El artilugio consiste en dos botellas de plástico rellenas de estiércol y orina de cabra y vaca, mezcla irresistible para los insectos. Las moscas, atraídas por la primera botella, pasan por un conducto a la otra, donde mueren asfixiadas.
El “invento” se probó el pasado año en una comunidad masai de Kenia donde la población de moscas se redujo en un 40% y los casos de tracoma en un tercio.