Uno de cada veinte accidentes de tráfico se debe a fármacos

 El 5% de los accidentes de tráfico se debe a los efectos negativos de los fármacos; así lo afirma al menos un documento de consenso elaborado por la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac), la Sociedad Española de Medicina de Tráfico (SEMT) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) en el que además se asevera que el 74% de los 100 fármacos más vendidos puede interferir en la conducción. Grave problema pues porque cerca del ¡30%! de los conductores toma alguno de ellos; el 64% dos o más simultáneamente. En cuanto a los principales efectos negativos para la conducción destacan su efecto sedante -de hecho el 20% de los accidentes se producen porque el conductor se duerme-, la reducción de reflejos y la alteración de la percepción de las distancias; siendo los fármacos que más accidentes provocan las benzodiacepinas, los hipnóticos, los opiáceos, los antihipertensivos, los antidepresivos y los antihistamínicos, todos ellos sedantes. El informe añade que las personas con más riesgo de tener accidentes por la ingesta de fármacos son los que padecen gripes, infecciones febriles, asma, arritmias, diabetes, insomnio y ansiedad. En suma, un problema especialmente grave en el caso de las personas mayores que conducen porque la mayoría está hipermedicada.