Varios antitunsivos deberán retirarse este año en Estados Unidos 

 

Varias marcas de antitunsivos que contienen guaifenesina de liberación retardada deberán retirarse del mercado estadounidense este año por decisión de la FDA alegando que si bien su consumo no entraña en principio riesgo alguno no está demostrada ni su seguridad ni su eficacia porque cuando se autorizaron esos productos no se requerían los controles actuales.
La noticia agrega que sólo una sola compañía –Adams Laboratories– fue en su momento más allá de lo obligado y encontró las pruebas que demostraban la eficacia del producto en el momento de la comercialización inicial. De ahí que la agencia autorizara en julio del 2002 a vender su producto: Mucinex. Y según las normas de la FDA, las versiones “no aprobadas” de las compañías competidoras pasaron a ser “ilegales”, razón por la que ha enviado cartas de advertencia a los otros 66 fabricantes.
Una vez más se demuestra que todo esto no es más que un sucio negocio. ¿Cómo osa la FDA dar ahora a una sola empresa la exclusividad de un producto que lleva décadas comercializándose libremente? Entenderíamos que el producto fuera retirado si no es seguro y su eficacia no está demostrada pero si no es así, ¿cómo se atreve a dar la exclusividad de su venta a quien se limita a constatar lo que ya se presuponía?