Afrontando el cáncer con urea

El Dr. Joaquín Amat espera en la cárcel a que el Tribunal Constitucional revise su apelación. El Tribunal Supremo ratificó hace unos meses la sentencia de la Audiencia de Castellón que le condenaba por estafa y delito contra la salud pública. La realidad, sin embargo, es que durante años desarrolló una teoría bioquímica sobre el origen del cáncer y creó un sencillo producto que ha contribuido a mejorar –cuando no a curar- a muchos enfermos. Nuestro más alto tribunal revisará su caso pero, sea cual sea su decisión, ello no impide que su propuesta esté científicamente fundamentada –aunque el Supremo lo dude- y que muchos pacientes afirmen que deben su mejoría a él después de que la oncología oficial les desahuciara. Sólo que nadie ha querido escuchar.

Este reportaje aparece en
59
Marzo 2004
Ver número