La rúcula y los canónigos inhiben el crecimiento de las células cancerosas de colon

Un equipo investigador de la Universidad de Almería (España) coordinado por el catedrático de Tecnología de Alimentos José Luis Guil Guerrero ha constatado in vitro con células cancerosas colónicas la actividad antitumoral selectiva de los fitoquímicos presentes en la rúcula y los canónigos -ácidos grasos, compuestos fénólicos, carotenoides, esteroles y glucosinolatos- sin afectar negativamente a las células sanas. Es más, la rúcula las lleva a la muerte incluso a bajas concentraciones. El trabajo acaba de publicarse en Plant Foods for Human Nutrition. En el trabajo se usaron extractos de ambos vegetales y según explican el mayor o menor efecto depende de la concentración y de la calidad, algo que en buena medida determina el tipo de solventes usados para su obtención.

Cabe añadir que la rúcula contiene vitamina C, betacarotenos, magnesio, potasio, hierro, triptófano -aminoácido esencial para promover la liberación de serotonina- y una cantidad apreciable de fibra que mejora el tránsito intestinal y favorece la digestión.