Las remisiones espontáneas en cáncer

ntermedia_187_02

Sumarios:

Numerosas personas afectas de patologías crónicas y/o graves se han curado inexplicablemente sin que los médicos sean capaces de entender por qué; en todo el mundo y en muy distintas épocas. Bautizándose tales casos como curaciones, regresiones o remisiones “espontáneas” que algunos, en un intento de explicarlas, achacan a errores de diagnóstico o al efecto placebo. Pues bien, esas curaciones tuvieron lugar a menudo tras procesos febriles y de ahí que investigadores como William Coley propusieran provocar fiebre infectando de forma controlada a los pacientes -especialmente en casos de cáncer- y que ahora un equipo coordinado por Heinz Uwe Hobohm proponga hacer lo mismo pero usando ligandos de receptores de reconocimiento de patógenos procedentes de bacterias.

Sumarios:

Numerosas personas afectas de patologías crónicas y/o graves se han curado inexplicablemente sin que los médicos sean capaces de entender por qué; en todo el mundo y en muy distintas épocas. Bautizándose tales casos como curaciones, regresiones o remisiones “espontáneas” que algunos, en un intento de explicarlas, achacan a errores de diagnóstico o al efecto placebo.

Ya en los siglos XIX y XX algunos investigadores  observaron cómo el desarrollo simultáneo de procesos infecciosos en enfermos de cáncer -espontáneos o provocados- llevaba a la desaparición de sus tumores.

Infectar a propósito de forma controlada a un enfermo de cáncer puede hacer que la activación del sistema inmune permita combatir simultáneamente los tumores.

Toda infección provoca un conjunto de reacciones en el organismo que incluye la elevación de la temperatura interna del cuerpo -a eso se llama fiebre- con el objetivo de combatir las bacterias, virus y hongos patógenos así como las toxinas que se hayan introducido en él.

Buena parte de las remisiones o regresiones espontáneas -en todo tipo de patologías, cáncer incluido- se produjeron tras sufrir el enfermo intensos cuadros febriles.

Heinz Uwe Hobohm postula que padecer a lo largo de la vida infecciones leves que activen el sistema inmune y cursen con fiebre destruye las células pre-cancerosas disminuyendo la posibilidad de padecer cáncer.

Este reportaje aparece en
187
187
Noviembre 2015
Ver número