Antonio Brú se plantea irse de España

Ante las trabas de la Agencia Española del Medicamento

Antonio Brú, el físico español que revolucionó el mundo de la Oncología con su descubrimiento de que la mecánica de crecimiento tumoral es universal y que tiene publicados dos casos de curación de cánceres avanzados –un hepatocarcinoma y un melanoma- con factores estimulantes de las colonias de granulocitos sigue sin poder poner en marcha el ensayo clínico previsto con 25 pacientes de hepatocarcinoma que desea realizar en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid a pesar de que está apoyado por la Universidad Complutense.
La dinámica del proceso está resultando mucho más lenta de lo que el investigador esperaba porque no hay reunión en la que no se presenten por parte de la Administración nuevos requisitos que ralentizan el comienzo del ensayo, ante la desesperación de Brú que recientemente manifestaba: Me sienta muy mal. El retraso en el ensayo está costando vidas. Y la negación de uso compasivo bajo control médico a gente que está desahuciada y no tiene ningún tipo de alternativa no sé si está dentro de la legalidad. Es algo que estamos estudiando”.
La realidad es que hasta el momento la única vía con la que cuentan los enfermos de cáncer en situación terminal es recurrir a la vía del Uso Compasivo que tiene que ser solicitada por el oncólogo hospitalario y autorizado por la Agencia Española del Medicamento. Tras las primeras negativas a concederlo la Agencia decidió autorizar el uso compasivo en todos los casos de melanoma y hepatocarcinoma y en la actualidad parece haberlo extendido a otros dos tipos de cáncer más. Según ha reconocido Emilio Vargas-subdirector de Inspección y Control de la Agencia- se ha autorizado en un caso de sarcoma. Y el propio Brú, en unas declaraciones hechas a la Voz de Galicia el pasado mes de octubre, reconocía otro más: “Me consta –afirmó- que la Agencia del Medicamento lo ha autorizado para otros tipos de cáncer. Por ejemplo, el jefe de oncología de un hospital gallego me llamó porque iba a aplicar mi terapia a un paciente con un cáncer gástrico. No sé nada más del caso desde entonces”.
Con cierta desesperación Brú ha dejado entrever que de seguir manteniéndose la posición obstruccionista por parte de la Agencia Española del Medicamento está dispuesto a marcharse de España. “Me gustaría poder seguir haciendo la experimentación clínica dentro de España -declaró el pasado 22 de octubre aLa Voz de Galicia- pero también hay otras alternativas. El mundo no se acaba en España y si aquí no nos dan los medios necesarios para seguir pues habrá que irse fuera, a algún sitio donde se den las condiciones adecuadas. Y eso sólo puede ser en alguno de los países más avanzados, como Estados Unidos por ejemplo”. Tres días después Brú confirmaba sus intenciones en una entrevista para Menorca.info, algunas de cuyas respuestas son un reflejo del momento por el que pasa:
-¿Qué pasaría si un médico decidiera recetar el Neupogen  a sus pacientes?
-Hay médicos que están pidiendo el uso compasivo para sus pacientes terminales y se les está denegando.
-¿Por qué?
-No lo sé porque no se pierde nada.
-Usted se ha pasado años trabajando y poniendo de su bolsillo el capital para realizar esta investigación. ¿Siente que va a tener que marcharse de España, como otros, para seguir investigando?
-Hay una cosa cierta, que todos los investigadores que hacen cosas de prestigio a nivel mundial, como Masagué, han tenido que hacer su trabajo fuera de España. Deberíamos hacernos la pregunta de si esto ocurre porque aquí no se permiten hacer estas cosas.
-¿Mentalidad pueblerina?
-Caciquil. Yo me enfrento con un oncólogo y me lo encuentro después en la comisión que da los proyectos del Ministerio de Sanidad, es asesor de la ministra y está en la fundación de no sé qué. Te enfrentas con uno o con dos y ya se te cierran todas las puertas. Ése es el verdadero problema que tenemos en España, que las personas que están en ciertos puestos no son las más adecuadas.
-¿Son las mejor relacionadas?
-Digamos que científicamente no son las personas más adecuadas y te pueden poner un veto que no va nada con el mundo científico.
Terminamos diciendo que la Universidad Complutense de Madrid ha abierto una cuenta para que quien lo desee realice aportaciones que ayuden a financiar la investigación del equipo médico dirigido por Antonio Brú. Esta cuenta es gestionada por la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid. Todo el dinero recaudado será empleado únicamente por el equipo de Brú tanto en investigación básica como en investigación aplicada. La cuenta es: Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid. BSCH 0049 2196 08 2114002944. En el concepto de la transferencia se debe indicar: «Gestión de Ayudas contra el Cáncer