¡Más transgénicos en los productos importados que ingerimos en España!

 

Tres nuevas variedades de maíz y un nuevo tipo de azúcar de remolacha de las empresas Monsanto, Dupont y Dow Chemical -transgénicos todos- llegarán a nuestros organismos porque aunque ninguno de ellos puede cultivarse en Europa estarán presentes en los productos que sí se permite importar… en un alarde de estulticia y falta de ética de los miembros de la Comisión Europea. Y es que ésta ha aprobado su comercialización e importación para su uso en procesado, piensos y alimentación ¡a pesar de la oposición de muchos países miembros!
En España, en cambio, al Secretario General de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Jorge Jordana, la medida le parece bien “porque ante el alza de los precios de las materias primas es un lujo decir no a los transgénicos en alimentación cuando en farmacia llegan al 90%”. Un argumento estúpido dada la diferencia entre lo que cuesta la materia prima de un refresco, por ejemplo, y el precio de venta. Claro que si bien en la Unión europea sólo se puede cultivar actualmente una especie transgénica -el maíz BT- el 68% se cultiva ¡en España! según reconoce EuropaBio, la asociación europea de empresas de biotecnología.
La verdad es que la decisión mencionada la tomó la Comisión Europea porque las multinacionales no lograban que la autorización la dieran los estados miembros, algunos de los cuales se oponen ferozmente. En Austria, por ejemplo, está prohibido hasta el cultivo e importación del maíz BT pese a que en la Unión Europea está autorizado desde 1998. Y el presidente francés Nicolás Sarkozy ha decidido recientemente suspender el cultivo de transgénicos en su país hasta que un órgano constituido al efecto evalúe su seguridad.
Quienes defienden la decisión de la Comisión argumentan -falsa y gratuitamente porque jamás se ha hecho encuesta seria alguna entre los “científicos”- que aunque el 80% de la opinión pública está en contra la mayor parte de la comunidad científica está a favor. Argumento falaz para justificar que el cultivo de transgénicos en la Unión Europea haya crecido un 77% respecto al 2006.
Terminamos informando de que el país de Europa donde más hectáreas con cultivos transgénicos hay es España. Les aconsejamos pues empezar a dejar de consumir comida preparada y refrescos.