GREENPEACE: 40.000 FIRMAS CONTRA LOS TRANSGÉNICOS

 

Medio centenar de representantes de las organizaciones ecologistas Adena/WWF, Ecologistas en Acción y Greenpeace, junto a la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, entregaron en enero en el Ministerio de Medio Ambiente unas 40.000 firmas contra los transgénicos, recogidas en tan sólo dos semanas.
Estas organizaciones quisieron hacer coincidir la entrega de firmas con las negociaciones en Canadá del Protocolo de Bioseguridad para establecer las normas internacionales sobre la liberación, uso y comercialización de Organismos Modificados Genéticamente (OMGs).
De esta manera, los agricultores orgánicos y las principales organizaciones ecologistas españolas aúnan esfuerzos y se suman a las denuncias que se están realizando en diferentes partes del mundo para pedir una moratoria en la liberación de OMGs.
Diferentes asociaciones ecologistas, agrarias, de consumidores y ayuda al desarrollo han estado demandando en los últimos años la creación de un Protocolo de Bioseguridad que establezca claramente como una prioridad la defensa del medio ambiente, la salud, los puestos de trabajo y los problemas de los países pobres frente a los intereses económicos de las grandes multinacionales biotecnológicas y agroquímicas.
“El Gobierno español es de los más permisivos con los transgénicos. España no sólo permite el cultivo de variedades modificadas genéticamente prohibidas en otros países de nuestro entorno como Portugal, Austria, Luxemburgo o Dinamarca sino que está recibiendo en sus puertos cargamento de cultivos ilegales no autorizados por la Unión Europea”, afirman las organizaciones participantes en la protesta.
Tras la reciente prohibición para el maíz transgénico establecida en Portugal, España es el único país que sigue cultivando este tipo de cereales de manera masiva (unas 20.000 hectáreas) mientras otros como Noruega o Austria lo han rechazado por contener genes de resistencia a los antibióticos.