Bayer retira de Europa su anticonceptivo Essure

El anticonceptivo Essure de la multinacional Bayer ha dejado por fin de ser comercializado en Europa tras suspenderse temporalmente en agosto pasado su certificado comunitario, razón por la que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) se vio obligada a ordenar su retirada. Una decisión ante la que Bayer optó por retirarlo definitivamente -salvo en Estados Unidos- alegando con toda desfachatez que su decisión no estaba relacionada con la seguridad o calidad del producto sino a “motivos estrictamente comerciales”.

Como nuestros lectores habituales recordarán nuestra revista dedicó en el nº 192 un amplio reportaje a este asunto titulado El anticonceptivo Essure se sigue vendiendo a pesar de que hay ya miles de afectadas

(puede consultarlo en nuestra web: www.dsalud.com). Hablamos de un dispositivo que al introducirse a través de la vagina produce una inflamación localizada en la trompa que impide el paso de los espermatozoides; se supone que sin efectos secundarios adversos pero lo cierto es que se habían comunicado miles de casos de alergias, perforación uterina, hemorragias, daños orgánicos e, incluso, la muerte. De hecho en nuestro país se constituyó la Asociación de Afectadas por Essure, entidad que denunció de forma amplia la intolerable dejadez de nuestras autoridades y el comportamiento de algunos médicos sin escrúpulos que cuando recibían quejas de las mujeres afectadas ¡las enviaban a que se valorase su “salud mental”!

Y sin embargo los efectos negativos eran reales. Es más, las mujeres que se vieron obligadas a someterse a una histerectomía para quitarse el dispositivo debieron afrontar otros riesgos; los más comunes, lesiones en el intestino, la vejiga y los uréteres e infección. Y en casos menos habituales colapso de la trompa de Falopio, insuficiencia renal, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Y no solo eso: el 85% de las mujeres que se vieron obligadas a someterse a una histerectomía sufrieron luego dolor de moderado a severo, depresión, pérdida de deseo sexual, ansiedad, sofocos y sudores nocturnos. Síntomas típicos de la postmenopausia que algunas mujeres jóvenes tendrán que sufrir el resto de sus vidas.

En España el Essure se aprobó en 2002 y desde el inicio de su comercialización se produjeron problemas entre las mujeres que optaron por el método, casos que fueron aumentando a medida que se fue expandiendo su uso. De hecho en 2016 había ya cerca de 1.000 mujeres formando parte de la Asociación Española de Afectadas por Essure con cuya presidenta, Angélica del Valle tuvimos oportunidad de conversar ampliamente sobre la situación en España explicándonos que había ya entonces al menos 988 mujeres afectadas de las que 64 -incluida ella- se habían visto obligadas a operarse para retirar el dispositivo.

En suma, otro despropósito más de la comercialización apresurada y sin estudios suficientes de un método que ha provocado mucho dolor, sufrimiento y graves enfermedades a miles de mujeres de todo el mundo. Una vergüenza por la que -una vez más- nadie irá a la cárcel.