Confirmado: se está sometiendo a muchos niños a radiaciones médicas innecesarias

Los  niños siguen siendo sometidos a pruebas radiológicas innecesarias perjudicando claramente su salud.

Así lo constata un nuevo estudio realizado en Estados Unidos por un equipo de investigadores de la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota, EEUU) coordinado por los radiólogos Ann Packard y Kristen B. Thomas; en esta ocasión tras analizar los casos de 719 radiografías de tórax pediátricas hechas entre 2008 y 2014 a menores de 17 años, recién nacidos incluidos. Según los datos en el 88% de los casos la prueba no alteró el tratamiento inicial infiriéndose que no eran necesarias. Algo que en España se sabe desde hace tiempo y de ahí que a finales de 2014 la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) hiciera al Ministerio de Sanidad cinco recomendaciones para evitarlo. No ya las radiografías de tórax sino todas pues según sus datos al menos el 30% no se justifican. Lo insólito es que los médicos argumentan que las hacen "por las presiones de las familias" cuando la propia sociedad antes citada reconoce que en muchos casos bastaría una ecografía ¡y eso no lo deciden las familias! Obviándose que las radiaciones pueden afectar a los genes dando lugar a todo tipo de patologías, especialmente cáncer. 

Hasta aquí la noticia. Nosotros debemos recordar que este hecho ha sido explicado por nuestra revista en varias ocasiones. Una de ellas poco antes del verano de 2012 cuando nos hicimos eco de unas declaraciones del doctor Pablo Valdés, presidente de la Sección de Gestión y Calidad de la Sociedad Española de Radiología Médica, quien ya entonces aseguró que "entre el 20% y el 40% de las pruebas radiológicas que se realizan en España no aportan información relevante para el proceso clínico del paciente” y de ahí que pidiera “aumentar el trabajo conjunto con los médicos peticionarios con el fin de asesorarles sobre la mejor opción diagnóstica y, en su caso, terapéutica, en la atención al paciente”. Lo singular es que el Real Decreto 815/2001 sobre justificación del uso de las radiaciones ionizantes para la protección radiológica de las personas con ocasión de exposiciones médicas ya prohíbe expresamente la realización de cualquier prueba de este tipo “que no esté justificada clínicamente” porque "supone un riesgo inútil para el paciente”. Pues bien, el propio doctor Valdés reconocería que tanto entre los médicos como entre los pacientes “existe escasa sensibilización sobre los riesgos potenciales que suponen algunas pruebas de imagen” por lo que a su juicio hay que “aumentar la formación de los médicos que solicitan tales pruebas” e informar más y mejor a los pacientes “de los riesgos de cada tipo de prueba radiológica”.

Solo que esto no es más que la punta de un gigantesco iceberg como ya publicamos en febrero de 2014 haciéndonos eco del reconocimiento público de que las intervenciones médicas innecesarias son hoy muy numerosas y abarcan todo tipo de análisis y pruebas costosas: chequeos médicos anuales, análisis de orina y sangre, biopsias, densitometrías óseas, ecografías, radiografías, resonancias, TACs, electrocardiogramas, electroencefalogramas, angiografías, angiometrías, angiofluoresceingrafías, mamografías, artroscopias, citologías, cistoscopias, colonoscopias, exámenes otoscópicos, gastroscopias, laparoscopias, cultivos, pruebas de alergia e intolerancia, sigmoidoscopias, urografías… Sin olvidar los fármacos que a menudo se recetan de forma "preventiva", incluidas las inútiles y peligrosas vacunas. Nos referimos a la iniciativa que pusieron en marcha en abril de 2013 doce sociedades científicas de distintas especialidades -la Asociación Española de Pediatría, la Sociedad Española de Cardiología, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, la Sociedad Española de Medicina Interna, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, la Sociedad Española de Nefrología, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, la Sociedad Española de Neurología, la Sociedad Española de Patología Digestiva y la Sociedad Española de Reumatología– con el objetivo de "disminuir las intervenciones innecesarias" entendidas éstas como "aquellas que no han demostrado eficacia, tienen escasa o dudosa efectividad o no son coste-efectivas". Puede leer en nuestra web –www.dsalud.com– la información completa en la sección de Noticias del nº 168.