Durísimo libro de denuncia sobre el actual sistema sanitario: Traficantes de salud

 

A mediados de Enero verá la luz en España el libro Traficantes de salud: cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad (Editorial Icaria) de nuestro colaboradorMiguel Jara, periodista free lance especializado en la investigación de temas sanitarios y ecología del que ofrecemos a nuestros lectores un anticipo en este mismo número publicando un adelanto bajo el título Los laboratorios farmacéuticos y el espionaje basado en uno de sus capítulos.
Jara ha investigado durante algo más de cuatro años la trastienda del mundo de la Farmacología y ha llegado a la conclusión de que muchos medicamentos, bastantes más de los que piensa la mayoría de la gente, no sólo no son útiles en las patologías para las que se prescriben sino que muchos son incluso peligrosos para la salud pudiendo llegar a provocar hasta la muerte de quienes los consumen. En la obra se analizan de hecho muchos de los fármacos que han causado graves daños no ya en nuestro país sino en todo el mundo durante los últimos años. Asimismo denuncia el hecho de que gran número de fármacos, por obra de las gigantescas cantidades de dinero invertidos por los laboratorios en promocionarlos, han pasado de ser bienes esenciales de utilización puntual y minoritaria a simples objetos de consumo masivo e injustificado. Miguel Jara recuerda en su obra que el problema de la ingesta indiscriminada de medicinas es actualmente de tal gravedad que las reacciones adversas a los fármacos son ya la cuarta causa de muerte en Estados Unidos.
“Durante los últimos años–declara abiertamente el autor de este libro- he investigado las estrategias que utiliza la industria de la salud y de la enfermedad para ser, entre otras, el negocio legal más rentable del planeta”. Añadiendo: “Los laboratorios no tienen ya reparo alguno en inventarse enfermedades para crear nuevos mercados, manipular ensayos clínicos, vencer la voluntad de los médicos mediante ‘promociones’, controlar a los medios de comunicación… El grado de corrupción al que ha llegado el sistema sanitario actual es sencillamente increíble”.