Eficacia del cardo mariano en la hepatitis aguda

 

Que los distintos flavolignanos que forman la silimarina presente en la planta Silybum marianum -popularmente conocida como cardo mariano- protegen los hepatocitos o células del hígado se sabe desde mucho tiempo pero su eficacia en personas con hepatitis agudas de diferente etiología la han puesto en duda muchos médicos. Pues bien, en dos hospitales de Egipto se ha efectuado un ensayo clínico randomizado dirigido por S. Samer -titulado Randomized Controlled Trial to Assess The Safety and Efficacy of Silymarin on Biomarkers of Acute Hepatitis se ha publicado en Phytomedicin- con personas que tenían en sangre el nivel de transaminasas hasta 40 veces superiores a lo normal y a las que se hizo ingerir durante cuatro semanas 140 mg de silimarina –al otro grupo se le dio como placebo una vitamina- para luego observar la evolución durante otras cuatro semanas. Y durante esas ocho semanas se analizó su sangre en laboratorio. Bueno, pues se constataron dos cosas: que la silimarina no tuvo ningún efecto secundarios negativo –la vitamina usada como placebo tampoco- y que los tratados con ella mejoraron significativa y rápidamente observándose un aclaramiento en el color de la orina, una atenuación de la ictericia y una reducción de la bilirrubina indirecta en sangre; los parámetros vinculados a las enzimas hepáticas y a la bilirrubina directa no mostraron sin embargo cambios significativos.

Por otra parte, otro estudio igualmente reciente pero dirigido por el Dr. Z. Dvorak en el Instituto de Química y Bioquímica Médica dependiente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Palacky en la República Checa evaluó el efecto protector del extracto de silimarina y de sus principales flavolignanos individualmente ante distintas sustancias tóxicas –concretamente Alil-alcohol, Tetracloruro de carbono, galactosamina y Acetaminofen- constatando que mostraban protección -dosis dependiente- ante los dos primeros pero no ante los  dos últimos. Logrando entre los flavolignanos mayor protección la silydianina y la silycristina, algo menor la silimarina y siendo menos eficaces la silybina y la isosilybina