El 80% de los jóvenes se fija primero en los ojos cuando conoce a alguien

Según una encuesta realizada en España

Casi un 80% de los jóvenes aseguran que los ojos son lo primero en lo que se fijan al conocer a otra persona, sobre todo en el caso de los hombres. Tras los ojos, las partes de la cara más valoradas a la hora de juzgar el atractivo físico son la boca (11%), el pelo (4%), los labios (3,5%) y, por último, la nariz (1,2%).
En cuanto a preferencias, el verde y el azul son los colores de ojos más deseados por los españoles. El verde es percibido como un color exótico y seductor y lo prefieren  el 36% de los hombres y el 43% de las mujeres. Tras éste se sitúa el azul que se percibe como alegre y elegante y que prefieren el 20% de los varones y el 26% de las mujeres.
Así lo refleja un estudio que con el título El color de la miradaelaboró recientemente la división Acuvue de Johnson & Johnson,
Curiosamente, a nivel nacional el estudio revela que las preferencias en cuanto al color de los ojos parecen estar condicionadas por el nivel socioeconómico y la edad de los encuestados. Así, mientras las clases medias y bajas prefieren el color verde aquellas que disfrutan de mayor posición social se decantan por el azul. Y, a su vez,  mientras los más jóvenes desean tener los ojos verdes, a partir de los 22 años los gustos de los encuestados varían y manifiestan preferir el color azul.
En España, la gran mayoría de las personas que tienen ojos negros, castaños o  miel desearía tener otro color de ojos; y, de ellos, en torno a un 30% (sobre todo mujeres) considera  que cambiar el color de su mirada aumentaría su atractivo físico. En general, son los jóvenes los que están más dispuestos a cambiar el color de sus ojos para mejorar su apariencia. Así, más de la mitad de las mujeres (52,3%) y casi un 30% de los hombres con ojos oscuros y color miel, utilizarían lentillas de colores. De hecho, el uso de lentillas de colores es percibido por los jóvenes como un comportamiento original, moderno y divertido equiparable a teñirse el pelo, cambiar el color de las gafas o utilizar cualquier otro tipo de complementos.
Una moda, añadiremos nosotros, no recomendable. No está suficientemente estudiado si el uso de lentillas de colores puede afectar de manera negativa a quien las usa.