El 50% de las operaciones de los ojos con láser no logran sus objetivos

Y no son tan seguras como se dice

Casi la mitad de las intervenciones que se hacen con láser para corregir dolencias de los ojos como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía no consiguen eliminar por completo los problemas. Y además se minimizan los posibles efectos secundarios de la operación, entre ellos alteraciones en la córnea y en la conjuntiva, sequedad ocular crónica y dificultades para ver de noche. Una situación que los españoles desconocen en su mayoría a pesar de que el nuestro es uno de los países donde mayor número de operaciones de este tipo se hacen: 200.000 al año, la mayoría a jóvenes. Es más, se oculta que muchas de las personas operadas tienen luego que seguir usando gafas o lentillas la mayor parte del tiempo para ver bien. Y que el 3% necesitan ser operados de nuevo porque tras la primera intervención no se obtuvieron los resultados deseados.
Tampoco se suele explicar a los jóvenes que la cirugía no frena la evolución por lo que el problema puede volver a aparecer. Y que no mejora la agudeza que será la misma que antes de operarse. Sin olvidar que en cuanto aparezca la vista cansada habrá que usar gafas de nuevo aunque se vea bien de lejos.
Cabe añadir que son muchos los casos de personas que sufren diferentes patologías de la córnea tras ser operadas y que hay más casos de los deseables de pérdida completa de la visión tras la intervención (de ahí que muchos oftalmólogos sensatos propongan operarse primero de un ojo y dejar el otro para más adelante). Y que en otros casos los ojos se infectan, aparecen inflamaciones intracorneales persistentes, colgajos…
Sin olvidar que tres de cada cuatro personas no deberían operarse nunca. Es el caso de quienes tienen las córneas demasiado delgadas, planas o curvas, miopía progresiva o inestable, cataratas incipientes, ojos secos, presión intraocular alta, enfermedades de la retina, ojo vago o las pupilas más grandes que la zona a tallar (en tales casos aparecen halos y deslumbramientos de noche).
Terminamos con una pregunta sencilla y contundente: si la cirugía láser es tan eficaz y carente de complicaciones, ¿por qué tantos oftalmólogos y ópticos siguen usando gafas o lentillas? ¿Por qué no se operan cuando a muchos les sale gratis o a precios muy por debajo de lo normal? Sin comentarios.