El arándano rojo también evita las infecciones urinarias

Ya había demostrado antes su acción anticancerígena

El arándano rojo, que desde hace tiempo se utiliza para tratar las infecciones urinarias, no es eficaz como hasta ahora se creía porque su acidez impida la proliferación bacteriana (fundamentalmente de la bacteria E. coli) sino porque un compuesto de esa fruta, las proantocianidinas, impiden a las bacterias adherirse a las células uroepiteliales evitando su proliferación y, por tanto, la infección. Así lo afirma al menos un equipo dirigido por Amy Howell del Centro Marucci de Investigación perteneciente a la Universidad de Nueva Jersey (EEUU).
Son ya varios los estudios hechos para evaluar la eficacia preventiva de esta fruta -consumida mayoritariamente en forma de zumo o salsa- especialmente en cuanto a su acción contra la bacteria E. coli pero ahora va a realizarse otro sólo que esta vez para estudiar su efectividad respecto a otra bacteria bien conocida: la Helicobacter pylori. El trabajo va a dirigirlo el equipo de Bill Go en la Universidad de California (Los Ángeles).
Cabe recordar que una investigación efectuada en el Hospital St. George de Londres hace algún tiempo apuntaba ya que el arándano rojo incorpora también componentes con conocidas propiedades anticancerígenas como la quercetina y el ácido elágico. La quercetina es al parecer capaz de inhibir el ciclo celular e inducir la apóptosis además de bloquear a la aromatasa, la COX-2 y reducir la expresión del p53 cuando está alterado. Y el ácido elágico también induce la apoptosis e inhibe la unión del ADN a carcinógenos y la COX-2.
El arándano rojo es pues un alimento a tener muy en cuenta en los tratamientos naturales del cáncer.