No limpiaron el quirófano tras una operación y provocaron varias infecciones a otros pacientes

 

El pasado mes explicamos en la revista -en un amplio reportaje- la importancia que tiene la higiene en el ámbito sanitario porque su falta causa 300.000 infecciones cada  año y 6.000 muertes. Pues bien, la Audiencia Provincial de La Coruña acaba de condenar a un centro privado porque la falta de asepsia en un quirófano provocó varias infecciones a un paciente al que se sometió a un implante de prótesis en la rodilla y que resultó infectado por la bacteria enterobacter cloacae. La sentencia censura la falta de limpieza del quirófano en el que con anterioridad se había realizado una intervención de hernia de hiato.
Tras serle implantada la prótesis al paciente hubo que retirársela de nuevo debido a la infección que presentaba y se le puso una temporal. Pero pronto se le volvió a detectar otra infección y hubo que hacer un tercer reimplante de prótesis… advirtiéndose en el postoperatorio otra infección más por lo que tuvo que ser nuevamente operado. Finalmente fue necesario practicarle una abolición completa de la movilidad de la rodilla inhabilitándole profesionalmente para siempre.
El médico que hizo la intervención fue absuelto porque alegó que no sabía que antes se había efectuado otra operación y el quirófano no se había desinfectado luego. Y según la sentencia en estos casos “la responsabilidad es exclusivamente del centro y no del facultativo pues es aquél el que debe cuidar de su mantenimiento y conservación en correctas condiciones de uso y utilidad, que en el presente caso no se ha dado”.