El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) “ficha” a Erwin Wagner

Tras muchos años de no aportar nada a la curación del cáncer

El Ministro de Sanidad y Consumo Bernat Soria y el Director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) Mariano Barbacid comunicaron el pasado día 5 de febrero -día en que algunos “celebran” el Día Mundial del Cáncer– el “fichaje” del investigador austriaco Erwin Wagner como nuevo director del Programa de Biología del Cáncer que va a centrarse en identificar los genes implicados en el proceso de generación del cáncer en modelos animales transgénicos focalizando los esfuerzos en el cáncer de hígado y los osteosarcomas.
Para Bernat Soria se trata de “un científico de excepción en la cumbre de su carrera científica” cuya incorporación al CNIO acredita “el excelente nivel científico del centro, actor principal del conocimiento que se está generando en la investigación del cáncer”. Agregando:“Estoy convencido de que este pequeño salto que hace el doctor Wagner en su carrera va a significar un salto grande para lo que es nuestra forma de entender, financiar y regular la investigación biomédica”.
Barbacid, por su parte, dijo que esa contratación -que calificó de “hito” histórico- había sido posible “gracias al modelo de organización y gestión instaurado en el centro” que le ha convertido en “altamente competitivo” porque la continuación de sus investigadores “depende de una evaluación periódica que determina su rendimiento y la consecución de objetivos”. En otras palabras, Barbacid debe haber leído a Bernard Shaw que fue quien dijo aquello de “Alábate con osadía; siempre queda algo”.
El fichado, por su parte, devolvió los piropos y dijo que el CNIO es “uno de los centros de investigación en cáncer más importantes del mundo” y que estaba “impresionado” del compromiso de España desde hace cinco años con la investigación biomédica. En otras palabras, en la cantidad de dinero que nos gastamos en financiar investigaciones y pagar investigadores que a fecha de hoy no han aportado nada en la curación del cáncer.
Erwin Wagneragregaría que actualmente trabajaba en “conocer mejor el papel del estrés y la inflamación en el cáncer” y que ahora centrará su investigación “en la comprensión del crecimiento tumoral en diferentes órganos y tejidos estudiando todos los aspectos posibles en lo referente a las células madre tumorales, a las interacciones del tumor con las células huésped y al papel de la angiogénesis y del metabolismo celular en su aspecto genético y bioquímico así como en estudiar la función que desempeñan los marcadores tumorales en el desarrollo normal del organismo y en el cáncer y otras enfermedades “.
Erwin Wagnerha sido catedrático de la Universidad de Viena (Austria) y subdirector del Instituto de Patología Molecular de la misma ciudad habiendo “creado” los ratones transgénicos que hoy se usan ampliamente en Biomedicina. Es asimismo experto en el mecanismo de acción de las familias de oncogenes Fos y Jun cuya función es la de servir como factores de trascripción y reguladores de muchos procesos fisiológicos, entre ellos la formación de huesos.