El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas postula una nueva teoría sobre el ciclo celular

En colaboración con otras instituciones

Tras diez años de colaboración un equipo de científicos integrado por miembros de los grupos de Oncología Experimental y de División Celular y Cáncer -ambos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO)-, la Universidad de Burdeos y el Western General Hospital de Edimburgo han desarrollado una nueva teoría – publicada nada menos que en Nature- sobre el papel real de las diferentes enzimas de la familia CDK (cinasas dependientes de ciclinas) en el ciclo celular poniendo en entredicho lo hasta ahora aceptado. Y es que según el nuevo esquema el desarrollo de la división celular en los organismos pluricelulares no se produciría por la intervención de cinco cinasas sino sólo de una: la CDK1.
Y afirman haberlo demostrado porque experimentando con ratones constataron que embriones que contaban únicamente con la presencia de la CDK1 son capaces de desarrollarse y completar la organogésis y ello implica que son capaces no sólo de completar la parte del desarrollo embrionario en la que existe la máxima actividad de división celular sino también de producir todos los tipos celulares, tejidos y órganos que han de formar el organismo adulto. Lo que no pueden hacer ya es completar el desarrollo embrionario ya que no producen células de la sangre al carecer de las CDK4 y CDK6.
Asimismo demostraron, tras generar ratones sin la CDK1, que sin esa enzima un embrión no se puede dividir ni tan siquiera hasta el estadio de mórula (embriones de 16-64 células).
La importancia de este descubrimiento estriba en que existen fármacos que se dan a los enfermos de cáncer y cuya función es atacar a todas las cinasas. Ya sabemos por qué tantos de ellos son inútiles.