El consumo de fármacos corrientes hace que al menos 40 personas al año pierdan en España la piel

 

A cuarenta españoles se les cae cada año la piel tras la ingesta ¡de antibióticos y otros fármacos de uso común! A tan moderna patología se la conoce como Necrólisis Epidérmica Tóxica (NET) y se considera una “enfermedad rara” de origen inmunológico con una tasa de mortalidad de entre el 30% y el 50%. Bueno, pues existe en España una “unidad multidisciplinar específica” para tratarla que desarrolló un “protocolo terapéutico” en la Unidad de Quemados Críticos del Hospital Universitario La Paz de Madrid coordinada por el Dr. César Casado. Lo singular es que según uno de los integrantes de su equipo, Abelardo García de Lorenzo, "no está aún muy claro si se produce por el cuadro gripal -malestar general y fiebre que aparece antes de tomar el medicamento-, por la asociación entre el cuadro gripal y el medicamento o sólo por el medicamento” a pesar de reconocer que“casi siempre hay medicación por medio”. ¿El lector entiende tales dudas? Lo único que parece tenerse claro es que hasta ahora “se da sobre todo en personas mayores de 40 años que han sufrido antes otras enfermedades importantes y en las que tienen mayor afectación de la piel".
El problema se manifiesta con la aparición de zonas rojas que duelen en las que se terminan formando ampollas donde la piel se levanta con apenas tocarla al destruirse en unos pocos días de forma masiva sus queratinocitos aunque en los casos graves ello acaece en escasas horas. Pudiendo darse tanto en las mucosas de cara y ojos como en las de los pulmones, intestinos o vagina.
El caso es que doce de los diecisiete pacientes tratados desde 2007 en esa unidad murieron tras seguir el protocolo que básicamente consiste en retirarle al afectado cualquier fármaco que estuviera tomando, tratarle dermatológicamente la piel, intentar que no le fallen los riñones y el hígado y “aplicar un tratamiento específico sobre lo que pensamos que es el tratamiento inmunológico de la enfermedad" -según palabras textuales de García de Lorenzo- quien explicaría que están investigando la mejor opción terapéutica que, en el caso de su unidad, es hoy el uso de inmunoglobulinas aunque están planteándose asimismo el uso de ciclosporina.
En fin, es obvio que cada día tenemos más motivos para confiar ciegamente en los fármacos que aprueban los organismos sanitarios.