El premio Nobel Luc Montagnier defiende la Homeopatía 

 

El virólogo francés Luc Montagnier -Premio Nobel de Medicina en el 2008- afirma que la Homeopatía es eficaz, está científicamente fundamentada y no se justifican los ataques y burlas de las que es objeto. Así lo ha reconocido en una entrevista que publicó Science a finales de diciembre del 2010.

“No puedo afirmar que la Homeopatía tenga razón en todo–declararía- pero sí que sus ultradiluciones tienen efectos. Las ultradiluciones de algo no son nada: son las estructuras del agua las que imitan las moléculas originales”. Montagnier reconoce en la entrevista que tanto él como otros colegas suyos han comprobado que las señales electromagnéticas de la medicina diluida se transmiten al agua y de ahí sus efectos biológicos.Es más, cuenta que tiene previsto investigar en la Universidad Jiaotong de Shanghai (China) el fenómeno de la transmisión de ondas electromagnéticas por el ADN en el agua y las posibles aplicaciones médicas de algunos productos homeopáticos.“Hemos constatado –añadiría- que el ADN produce cambios estructurales en el agua que persisten en las ultradiluciones y que conducen a la producción de señales electromagnéticas en resonancia. Las señales de alta intensidad provienen del ADN bacteriano y viral”.

A ver, ¿qué tienen ahora que decir quienes afirman que la Homeopatía es algo en la que sólo creen los ignorantes y agregan –falsa y gratuitamente- que no hay estudios científicos que la avalen? Hay más de un centenar, algunos de ellos publicados en The Lancet, British Medical Journal o Chest. Que algunos indocumentados no los hayan leído es otra cosa. Es más, recientes investigaciones realizadas por el Instituto de Tecnología de la India han confirmado la presencia de “nanopartículas” de los materiales de partida usados en esas ultradiluciones usando Microscopía Electrónica de Transmisión mediante difracción de electrones y análisis químico por espectroscopia de plasma de acoplamiento inductivo de emisión atómica. Confirmando la existencia de nanopartículas en dos diferentes potencias homeopáticas -a la 30 CH y a la 200 CH- en cuatro medicamentos diferentes: Zincum met, Aurum met, Stannum met y Cuprum met.

Y a quien alegue que las dosis homeopáticas son demasiado pequeñas como para tener acción biológica habrá que decirles que se equivocan de nuevo. Cualquier farmacéutico, químico o biólogo sabe que hay multitud de productos que a dosis casi infinitesimales provocan claras respuestas biológicas. Un efecto que se conoce como hormesis y sobre el que hay más un centenar de estudios en una amplia variedad de especialidades. Quien lo dude que lea el número que en julio de 2010 dedicó la revista Human and Experimental Toxicology a la relación entre hormesis y homeopatía.

Por nuestra parte sólo cabe agregar que la Homeopatía ha demostrado ser especialmente eficaz en el tratamiento del dolor, las alergias respiratorias, la gripe, la fibromialgia, la artritis reumatoide y el llamado trastorno del déficit de atención así como en la reducción de los efectos secundarios de la quimio y la radioterapia.