El Silicium G5 Siliplant tiene la misma eficacia que el antiguo Silicium G5

 

En el nº 98 de la revista -correspondiente a octubre de 2007- publicamos un extenso artículo con el título El silicio orgánico de 5ª generación y su incontestable utilidad terapéutica(lo tiene en nuestra web: www.dsalud.com) en el que explicamos a nuestros lectores que debido al empobrecimiento de los suelos de cultivo hoy recibimos con los alimentos hasta 10 veces menos silicio del que estamos capacitados para absorber por lo que a medida que envejecemos el organismo termina teniendo déficit del mismo y se trata de un mineral indispensable cuya carencia puede dar lugar a diversas patologías. Asimismo dimos cuenta entonces de que apenas unos meses antes había fallecido el insigne científico francés Loïc Le Ribault, perseguido y encarcelado precisamente porque quiso dar a conocer sus enormes propiedades terapéuticas, injusto trato que le sumió en una depresión que finalmente le conduciría a la desesperación, la enfermedad y la muerte. Licenciado en Oceanografía, Ecología y Ciencias de la Tierra por la Universidad de París Le Ribault contaba además con una licenciatura superior en Geomorfología y tres doctorados en Sedimentología, Ciencia y Naturopatía por esa misma universidad alcanzado en su país gran prestigio pero sería en la década de los ochenta cuando se dio cuenta al remover con la mano -en lugar de con un instrumento de laboratorio- una solución de silicio orgánico que a los dos días le había desaparecido la psoriasis que padecía en ella. Probó con su otra mano y el resultado fue idéntico.
De ahí que dedicara los años siguientes a probar el silicio en pacientes atendidos por médicos amigos constatando que se aliviaban de sus dolores articulares o que mejoraban de sus infecciones víricas. Así que requirió a la Administración que investigara el asunto pero no recibió respuesta y él siguió trabajando en sus experimentos. Poco después de aliaría con el profesor Norbert Duffaut, catedrático de Química Orgánica y Organometálica -además de ingeniero- en la Universidad de Burdeos y tal como se explica en el artículo ambos terminarían descubriendo que ese mineralcompletamente asimilable por el organismo, hipoalergénico, carente de toxicidad incluso tras ingerirlo durante años y que no tiene contraindicaciones es eficaz en el tratamiento de la artrosis degenerativa, la artritis reumatoide y todas las enfermedades reumáticas que afectan a las articulaciones disminuyendo el dolor y la inflamación y logrando una gradual regeneración del cartílago con la consiguiente mejora de la movilidad y funcionalidad de las articulaciones afectadas. Y que asimismo fortalece el sistema inmune al mejorar la fagocitosis y la producción de linfocitos y protege al organismo de los nocivos efectos de los radicales libres y de la oxidación. Es más, se constataría que reduce los procesos degenerativos de los tejidos acelerando la consolidación de las fracturas óseas, elimina la psoriasis, contribuye a la protección y elasticidad de la piel así como a su cicatrización en caso de heridas y mejora la calidad de uñas, cabellos y dientes.
¿Y por qué recordamos esto? Pues porque la nueva normativa europea de complementos alimenticios ha obligado a reformular los productos que lo contenían, entre ellos el desarrollado por Le Ribault que se comercializaba comoSilicium G5 y ahora ha pasado por ello a llamarse Silicium G5 Siliplant. La diferencia es que en la actualidad el producto utiliza como fuentes el ácido silícico y un extracto de cola de caballo, planta rica en silicio cristalizado natural que sirve de material orgánico (extracto de Equisetum arvense). Con tales ingredientes y aplicando el método de Loïc Le Ribault se obtiene pues el actual silicio orgánico soluble que posee las mismas cualidades que hicieron famoso al G5. Lo que explicamos a nuestros lectores dadas las numerosas consultas que en ese sentido han llegado en las últimas semanas a nuestra redacción. En suma, el Silicium G5 Siliplant tiene la misma eficacia que el antiguo Silicium G5.