¡Ingerir alimentos no saludables puede cambiar la expresión de los genes!

¡La simple ingesta de pequeñas cantidades de alimentos no saludables puede cambiar de forma significativa la expresión de los genes! Al menos así lo indica un estudio efectuado con gusanos C. elegans –usados comúnmente en estudios genéticos al ser transparentes- en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts (UMMS por sus siglas en inglés) por un equipo de científicos dirigido por Marian Walhout -profesora de Medicina Molecular de esa universidad y codirectora del Programa de Biología de Sistemas- que recientemente se ha publicado en Cell

Los investigadores constataron que bastaba alimentarles con diferentes tipos de bacterias para que cambiara radicalmente su programa de expresión génica dando lugar a veces a significativos cambios fisiológicos. Entre otras cosas se comprobó por ejemplo que quienes fueron alimentaron con bacterias Comamonas tuvieron menos hijos, maduraron más rápido y vivieron menos que los alimentados con bacterias E. coli. Se llegaron a identificar 87 cambios en la expresión génica. Siendo lo más llamativo el hecho de que los cambios fueron independientes de los términos de referencia y las vías de señalización de la insulina, programas de expresión génica típicamente activos en el control nutricional; buena parte de los cambios se produjeron en los reguladores que determinan el desarrollo y crecimiento del gusano que según explicaría uno de los participantes en el estudio, Lesley MacNeil, son los mismos que controlan en los humanos sus ritmos circadianos. “Ahora sabemos pues –diría- que la dieta puede afectar a los ritmos circadianos”.