La vitamina B3 podría ayudar a reparar el cerebro tras un accidente cerebrovascular

La vitamina B3 o niacina podría ayudar a recuperar la función cerebral tras un accidente cerebrovascular; al menos así se ha comprobado en ratas por un grupo de investigadores del Hospital Henry Ford de Detroit (Michigan, EEUU). Primero provocaron en ellas accidentes cerebrovascularesisquémicos y luego les dieron esa vitamina viendo que con el tiempo había un claro crecimiento de los vasos sanguíneos en la zona y aparecían nuevas neuronas. «Si se comprueba que también funciona bien en humanos tendremos un tratamiento de bajo coste y fácil de tolerar para una de las afecciones neurológicas más devastadoras», manifestaría Michael Chopp, director científico del Instituto de Neurociencia Henry Ford. «La niacina –añadiría jocoso- arregla los cables del cerebro”.

Estos mismos investigadores ya habían constatado que la vitamina B3 o niacina aumenta el nivel del llamado colesterol «bueno», muy bajo normalmente entre las personas que sufren un accidente cerebrovascular.