Las cremas anti-edad son una farsa

Así lo asegura la fundadora de «Body Shop»

Las mujeres que usan cremas y lociones que se supone que retrasan el envejecimiento pierden el tiempo y el dinero.
Así lo afirma con rotundidad Anita Roddick, fundadora de la cadena británica de cosmética natural Body Shop, para quien el milagro anti-arrugas no existe, es una farsa. “Lo único que funciona –dice-es un buen producto exfoliante y una buena crema hidratante”. La fundadora de la famosa cadena -de 57 años- dejó atónita con estas declaraciones a su audiencia, principalmente femenina, durante la promoción de su autobiografía en el Festival de Literatura de Cheltenham.
Roddick fue explícita: “No hay nada el mundo, ninguna cosa, que pueda llevarse 30 años de discusiones con tu marido y 40 años de abusos medioambientales”.
La empresaria y naturista añadió que las mujeres que tienen la mejor piel del mundo son las de la isla de Tahití y ello se debe a que se frotan con grasa de cerdo.
Roddick reveló que ella untaba su cuerpo con una mezcla de azúcar, sal y miel, agregando que su secreto de belleza se basa en unas simples pautas: no fumar, no llevar tacones altos, no tomar el sol y comer tomates.