Los aceites de orégano y tomillo desinfectan y combaten el mal olor de los pies

Así lo ha constatado un equipo de la Universidad de Gante

Los aceites esenciales de orégano y tomillo poseen una clara acción bactericida y fungicida que elimina el mal olor de los pies. Así lo ha constatado un equipo de la Universidad de Gante (Bélgica) que publicó en febrero pasado la revista Food Microbiology. Según estos expertos ello se debe a la presencia en ambas plantas de dos sustancias naturales,   timol y carvacrol, fenoles volátiles monoterpénicos capaces de eliminar los especímenes de Shigellaque con frecuencia colonizan la piel de los pies.
Los miembros del equipo de investigación afirman que el aceite esencial de tomillo posee además actividad expectorante provocando la fluidificación de las secreciones bronquiales y favoreciendo su posterior eliminación. Y agregan que su actividad antibacteriana es especialmente útil tanto en casos de infección urinaria como de la cavidad bucofaríngea así como para el lavado de heridas.  También han comprobado que el extracto acuoso de tomillo inhibe de forma significativa el crecimiento de la Helicobacter pylori(al menos in vitro) y su potente inducción de la actividad de la ureasa frente a la mucosa gástrica.
En cuanto al orégano, su aceite esencial es tan rico en timol y carvacrol como el del tomillo e históricamente se le atribuyen propiedades como digestivo, carminativo, colerético, espasmolítico, expectorante, antiséptico de las vías respiratorias, tónico general y diurético. Y a nivel externo como analgésico, cicatrizante, antiséptico y antifúngico. Cabe añadir que los médicos tradicionales chinos lo emplean desde hace siglos para tratar fiebres, vómitos, diarreas, ictericia y otros problemas de la piel. También tiene efectos antiespasmódicos y ayuda a expeler parásitos intestinales.