LOS PADRES PODRÁN SABER SI SU BEBÉ ES SORDO ANTES DE QUE NAZCA

 

Una mutación genética podría ser la causa de la sordera hereditaria, según una investigación publicada en el New England Journal of Medicine.  Si se confirma el descubrimiento, los padres podrán observar al feto mediante imágenes por monitor y saber si sufre sordera. Esto permitiría tratarla cuanto antes, logrando mejores resultados.
El estudio ha sido realizado por expertos del Centro Médico de Estados Unidos entre un grupo de judíos Ashkenazi de descendencia europea. Todo comenzó cuando la mutación genética fue encontrada en una familia judía que había visitado el hospital. El paso siguiente fue investigar en el ADN de judíos Ashkenazi que habían participado en otros estudios genéticos.
La mutación de la sordera fue encontrada en el 4% de los judíos estudiados, proporción elevada. Pero los investigadores aseguran que para que la mutación provoque la sordera en el niño, ambos padres deberían tenerla y, aún así, sólo ocurriría en uno de cada cuatro casos.
La mutación se produce en un gen que fabrica una proteína denominada conexina 26, que permite que las moléculas pequeñas pasen entre las células. Una vez que los científicos averigüen cómo la proteína trabaja en el oído, podrán encontrar una manera de remplazarla.