Los polifenoles previenen y mejoran el alzheimer

Y probablemente todas las patologías cerebrales

Los polifenoles -antioxidantes naturales presentes en el vino, el té, el chocolate y algunas frutas y vegetales- no sólo previenen el alzheimer sino que mejoran el estado de los enfermos cuando el problema ya se ha manifestado. Así lo indican numerosos estudios que acaban de ser corroborados ahora por otro nuevo efectuado con roedores a los que se dio a beber diariamente agua con un gramo de polifenoles procedentes de semillas de uva. A los cinco meses los ratones así tratados tenían entre un 30 y un 50% menos de acumulación de la proteína beta amiloide, clave en la formación de placas en el cerebro (especialmente entre quienes padecen alzheimer). Es más, todos ellos tenían la función cognitiva intacta a los 11 años de edad cuando lo normal es que ya tuvieran problemas de memoria. El trabajo –publicado en The Journal of Neuroscience-lo ha dirigido el doctor Giulio Maria Pasinetti en la Escuela de Medicina Mount Sinaí de Estados Unidos.
La cantidad equivale en humanos a la ingesta de una o dos copas diarias de vino tinto pero éste contiene alcohol por lo que es mucho mejor consumir a diario los alimentos antes citados (el chocolate, preferiblemente puro, sin leche).